lunes, 17 de abril de 2017

Una mañana con Antonia J. Corrales.

Antonia y yo nos conocimos a través de Facebook, cuando su obra «En un rincón del alma» acababa de ser publicada.
No tardamos mucho tiempo en saludarnos personalmente, en un encuentro que tuvo lugar en La Casa del Libro de la Gran Vía de Madrid. Ahí quedé fascinada por su forma de hablar y la pasión que ponía al contar lo que escribía.
Hay personas con las que te sientes rápidamente conectada y nace una amistad real, fuera de las redes sociales.
Tenemos una edad similar, una forma parecida de ver la vida y somos vecinas, sólo en verano, de nuestra querida Sierra Madrileña. El whatsapp hace lo demás y nos mantiene conectadas.
Hoy hemos quedado en «El Álamo», para desayunar juntas. Es una cafetería a pié de carretera, en Collado Villalba, que está a mitad de camino entre su casa y la mía.
Hace una magnífica mañana, por lo que la espero sentada en la terraza.
Antonia llega puntual, con su negra melena suelta,  sus inseparables alpargatas negras y su magnífica sonrisa.
En realidad, las dos hemos desayunado ya, por lo que pedimos sólo café.
Está feliz porque hace poco que ha publicado su última novela «Y si fuera cierto», tanto en digital, como en papel, y está teniendo una gran acogida y muy buenas críticas, pero prefiero dejar este tema para el final, porque si no, no me va a hablar de otra cosa, que yo sé cómo se enrolla, jajajajaja.

-Antonia, todos conocemos tu biografía, y que no te dedicabas a escribir, como profesión, pero empecemos por el principio. ¿Cuándo escribiste “La décima clave” todavía trabajabas por cuenta ajena?

«La Décima Clave»:

AC: No, ya era “Freelance”, trabajadora independiente. La Décima clave la escribí en 2008. Para ser más exactos, fue publicada ese año, pero la escribí durante los tres años anteriores. Comencé en 2004 la investigación sobre la base en la que se asienta la trama y terminé de recopilar documentación en 2006. Durante el 2007 desarrollé la historia. En aquellos años ya no trabajaba por cuenta ajena. Esta fue mi segunda obra publicada, la primera fue Epitafio de un asesino.

-Cómo me gustó esta novela.
»En muchas ocasiones he comentado con Andrés, tu marido, que es mejor que Epitafio y él cree lo contrario. De hecho, ahora que ha salido en bolsillo, la voy a comprar para volver a leerla.

«Epitafio de un asesino»:

AC: Siendo ambas de suspense cada una se enclava en un subgénero distinto. La décima clave es suspense histórico y Epitafio de un asesino es un Thriller.  

-Y aquí cambió tu vida. ¿Ya tenías guardada en un cajón «En un rincón del alma»?

AC: Así es. En un rincón del  alma fue la primera obra que escribí.

-Y como no consigues que crean en ti, en tu cambio de género, la auto publicas y empieza un fenómeno que va ya para cinco años.

El paraguas rojo:

AC: Se me dijo que mis lectores eran de suspense. Efectivamente tenían razón, pero solo en parte. Tenía ya muchos lectores de suspense, de hecho ambas obras se vendieron muy bien y recibieron críticas muy buenas, pero eso no era óbice para no escribir otros géneros. No lo entendieron y, sencillamente, la desecharon.

-El fenómeno del paraguas rojo fue algo impresionante. Empezaste a recibir fotos de todo el mundo con tus lectores y sus paraguas rojos.
»Recuerdo que fui al Parque del Retiro a hacerme la mía y te la mandé, y otra que te hizo mi marido en El Club de Campo. Tus dedicatorias eran tan bonitas que merecerían un libro.

»¿Conservas el álbum?

AC: SÍ. Conservo el álbum. Para mí tiene mucho significado, sobre todo por el cariño que les profeso a mis lectoras. Aún sigue en mi perfil de Facebook. El paraguas rojo de En un rincón del alma, el paraguas de Jimena, se convirtió en el talismán y el emblema de las mujeres de agua, de mis lectoras. Aún sigue siéndolo.

-Hace poco has publicado que si hubieses tenido «padrino» las cosas habrían sido muy distintas, pero firmaste con Ediciones B.

»El contrato:

AC: No exactamente. Publiqué un artículo en relación con los medios de comunicación, con la promoción que reciben los famosos que escriben en ellos. Es evidente que salir en un medio de comunicación, como son algunos programas de televisión, da un impulso hercúleo a tu obra. En la actualidad, ser un personaje público te abre muchas puertas, sin entrar a valorar si el trabajo es bueno o no. Si mi obra y yo hubiésemos tenido esa oportunidad, es evidente que todo habría sido mucho mejor. Firmé con Ediciones B porque mi obra ya estaba situada  en el número 1 en ventas en Amazon. Aún sigue entre los 20 más vendidos, después de 5 años. No me hizo falta padrino. Todo lo conseguí con el único baluarte de mi trabajo y el apoyo de mis lectores y los blogueros. Tampoco busqué un padrino, jamás. Ni se me pasó por la cabeza nunca. En el artículo al que te refieres, intento reivindicar la falta de medios que tenemos los escritores de a pie, los que no somos personajes mediáticos, para que nuestras obras tengan publicidad.

-Tus lectores se hacían fotos y compraban el libro, pero tú seguías escribiendo y nos sorprendiste con otra novela: «As de corazones»

AC: Así es. As de corazones es una obra muy especial. Una historia en la que cada uno de sus protagonistas nos cuenta lo que sucede desde su punto de vista. Está escrita de tal forma que se puede leer la historia de cada personaje de forma independiente, porque los capítulos están titulados con los nombres de cada personaje. La portada de la obra no es la adecuada, ese ha sido siempre mi hándicap. Los lectores piensan que es una novela rosa, pero no tiene nada de rosa. Es contemporánea y dura en muchos de sus capítulos. Realista y crítica con la sociedad desde su base. Pasa desde la familia a lo más alto de la pirámide social. Todo ello en un lenguaje claro y rápido. Su final sobrecoge y todos los lectores, al terminarla, se hacen la misma pregunta: ¿qué haría yo en esa situación?.

-A estas alturas, ya habíamos descubierto que tienes el don de «movilizar» e inundamos los muros de facebook de fotografías de amapolas.
»Recuerdo perfectamente como, con las dos manos ocupadas porque venía de Gigante de hacer la compra, en Moralzarzal, solté todo para fotografiar con el móvil un macizo de amapolas y mandártelo por wasap.
»Siempre te he dicho que es, de todos tus libros, el que menos me ha gustado, sin quitarle mérito. Es cuestión de gustos.
»Además, ¿recuerdas que adiviné demasiado pronto el desenlace?

AC: En realidad el desenlace de As de corazones tiene la importancia justa en la trama. Siendo sincera tengo que reconocer que dejé pistas para que eso sucediera, para que los lectores pensaran en esa posibilidad, suelo hacerlo. Es evidente que unos lo ven antes y otros después, pero eso es el encanto que posee la intriga de toda historia. Tú lo percibiste enseguida ;)

Nuestro café se ha terminado hace rato, pero nos apetece seguir charlando. Vamos a cambiar de sitio. Cogemos el coche y nos acercamos a Moralzarzal.
Hacemos una visita a la Biblioteca Municipal, en la Casa Grande. Antonia tiene un cariño especial a la Concejalía de Cultura y a los miembros de la biblioteca.

-¿Cuéntanos por qué?

AC: En el año 2004 me presenté al concurso de cuentos Don Manuel Alonso, de Moralzarzal. Quedé finalista con los dos textos que envié al certamen. Se publicaron en una antología junto al resto de los finalistas y el relato ganador. Desde aquel momento mi relación con la biblioteca y la Concejalía de Cultura fue estrecha y entrañable. Fui jurado del certamen el siguiente año y participé en varias ferias del libro y presenté dos de mis novelas. Es un ayuntamiento que apuesta mucho por la cultura y por sus vecinos.  

-¿Qué te produce ver tus libros en una Biblioteca?

AC: Es una sensación muy gratificante. Para mí las bibliotecas son uno de los ejes de la cultura popular. Gracias a ellas tuve acceso a los libros. Durante mi infancia y adolescencia mis posibles eran escasos, no me daban para comprar libros. El bibliobús, aquella maravillosa biblioteca ambulante, fue, para mí, un regalo de Dios.

Seguimos nuestro paseo hacia la plaza de toros, para tomar un refresco en alguna terraza de la zona.
Ha llegado el momento de hablar de algo que a mí me parece precioso.

-Si te digo «Mujeres de agua»

AC: Pienso en todas las mujeres: madres, hijas, esposas, amigas que se dejan el alma y el corazón día a día para salir adelante, para dar lo mejor a los suyos. Pienso en su fuerza, en su valentía, en su tesón. Pienso en  mis lectoras. En nosotras, las mujeres anónimas que día a día movemos el mundo, olvidándonos de nosotras mismas.

-Yo atravesé por un momento difícil y me escribiste estas palabras: «Que no me falten nunca tus manos para caminar, tus ojos para mirarme en ellos, tu risa para seguir riendo. Que jamás me falte tu presencia para saberme en ella: porque tú eres mi milagro, porque has hecho que yo me sienta el tuyo. Porque ambas somos mujeres de agua, amigas, compañeras; madre e hija ¿Qué más se puede pedir? Que no me faltes nunca, que jamás dejes de estar ahí, porque sin ti no soy nadie»

AC: Lo recuerdo. Fue el pie de foto que puse en una instantánea en la que aparecías con tu hija, bajo un paraguas rojo. Está en el álbum en mi Facebook.

-Y, entre, enfermedades, alegrías y penas, escribes «Mujeres de agua»

AC: Así es la vida, a veces implacable. Parte de aquellos sentimientos estuvieron presentes durante la escritura. Junto a la música que suelo escuchar mientras trabajo. Hubo momentos en los que me costaba teclear, centrarme, imaginar. Pero conseguí sacar adelante la historia. A fin de cuentas es de lo que se trata, de seguir, de no dejar de caminar.  

-Que preciosidad de novela. Nos la debías a tus lectores, tenías que volver a hablar del paraguas rojo.

AC: Cuando terminé En un rincón del alma, no pensé en una segunda parte, pero mis lectores, como bien apuntas, la pedían a gritos. Necesitaban saber más de muchos de sus personajes. Y…, yo no sé decirles a mis lectores que no.   

-Eres una mujer muy familiar.

AC: Sí, muchísimo. Mi familia es lo más importante para mí. Pero no me gusta hablar de ello, soy muy celosa de mi intimidad. Mi familia es un punto y aparte de mi trabajo. Mis hijas y mi marido me apoyan, siempre lo han hecho y son mi pilar. Son lo más trascendental para mí. Están por encima de todo y de todos.

-Y llegamos a tu última novela publicada «Y si fuera cierto»

AC: Y si fuera cierto, es una novela llena de magia que me ha costado mucho escribir. Quería que el mensaje llegase muy claro al lector, que le hiciera sentir y le llenase de esperanza y deseos de luchar. A juzgar por los comentarios y las críticas es lo que está sucediendo. Ya he recibido muchísimos correos dándome las gracias por haber escrito esta historia. Me siento una privilegiada por ello. Es maravilloso saber lo que tus lectores piensan tras la lectura y comprobar que tus obras les hacen sentir tantas y tantas emociones.

-Es una maravilla, ya lo dije en mi blog. ¿Cómo se te ocurrió este tema tan diferente, mezclando la realidad con la imaginación?

AC: Pues no sé decirte. Surgió, sin más. Quería una historia con realidad mágica y al tiempo que ésta enlazase con lo terrenal. Fabiola apareció en aquel bar y las hojas de arce elevándose en el aire, de ahí partieron todo los demás acontecimientos.

-Yo creo que tu novela “Mujeres de agua” fue la primera de la que yo me atreví a hacer una reseña. Y tú me regalaste incluir una de mis frases en la contraportada del libro, «Una novela maravillosa, capaz de hacernos llorar, sonreír y enternecernos a partes iguales» y elevaste «Cosas mías» a la categoría de blog literario.

AC: Bueno, “Cosas mías” ya era un blog literario antes de que una frase de tu reseña apareciese en la contraportada de Mujeres de agua. Al menos así lo creo yo.

-Cuéntame tus hábitos para escribir. Tu día a día.

AC: Es difícil porque soy muy anárquica. No soy una escritora al uso, o como solemos entender esta profesión. No tengo hábitos. Dispongo de poco tiempo y tengo que adaptarme al día a día.  O sea que voy al “tran, tran”, intentando no perder el paso ;)

-¿Y la música?

AC: La música me acompaña desde siempre, como la literatura. Para escribir necesito escuchar música. 

-Tus paseos con tu perro:

AC: Me gusta pasear. Es una de las actividades que más me relajan. Aquí el entorno es un privilegio. Hay mucho campo y puedes salir con las mascotas a caminar o correr. Suelo hacerlo siempre que puedo, incluso lloviendo a mares.

-Tu blog:

AC: En mi blog cuelgo todas las noticias sobre mi profesión. Reseñas de mis novelas, entrevistas, eventos y algún que otro texto corto que escribo de vez en vez.

Antonia, si seguimos hablando, tendríamos que llamar a nuestros chicos y buscar un sitio para comer.

AC: Pues no estaría nada mal ;)

No puedo irme sin enseñarle las últimas fotos de mis nietas, más actuales que las últimas que la he enviado por wasap, y da pie a una última pregunta.

-¿Proyectos?

AC: Estoy inmersa en el comienzo de una trilogía. Es muy especial. No puedo contarte nada más. Ya sabes, pertenece al secreto de sumario, pero te aseguro que va a ser muy especial y que viene con sorpresa jajaja

¿Siempre me deja intrigada!
Nos despedimos. Estamos seguras de volver a vernos pronto, pero no disponemos de tanto tiempo como nos gustaría.
Dos besos y una frase que ha hecho famosa entre sus amigos «Se te quiere, reina» ponen punto y final a esta maravillosa mañana.

10 comentarios:

  1. Preciosa entrevista.
    Me recuerda a cuando conocí a Antonia.
    Un día de lluvia en el que yo ya llevaba mi paraguas rojo, en Moncloa.
    Estoy a mitad de "Y si fuera cierto" me cuesta parar de leer, me encanta, porque a la vez que leo deprisa, me da pena que se acabe.
    Espero veros pronto a las dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que coincidiremos. Y si no, las redes nos mantienen en contacto. Besitos.

      Eliminar
  2. Gracias Almudena por esta maravillosa charla-entrevista. Ya sabes que es siempre un privilegio para mí tenerte cerca. Y, por supuesto: Se te quiere, reina!

    ResponderEliminar
  3. Sí Pilar, a mí también me recordó a nuestro primer encuentro en Madrid. Qué ilusión me hace que te esté gustando Y si fuera cierto, es una obra muy especial. Nos veremos en la feria este año, eso seguro.

    ResponderEliminar
  4. Maravillosa entrevista. Yo la conocí también en facebook con su libro "En un rincón del alma" donde quedé enamorada de su escritura y personalmente en la presentación de "Mujeres de agua" ahí me cautivó su simpatía y su cercanía. Acabó de terminar " La décima clave" con el que concluyo su obra hasta el momento. Fan incondicional de esta fantástica escritora y preciosa mujer y una de sus (mujeres de agua)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado la entrevista. Gracias.

      Eliminar
  5. Preciosa entrevista, En un rincon del alma fue mi primer libro electronico y personalmente la conoci en la feria dl libro, para mi fue genial conocerla, parecia que nos conociesemos de toda la vida, es muy grande Antonia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado la entrevista. Muchas gracias.

      Eliminar
  6. Una maravilla de entrevista. Soy adicta a Antonia, leería hasta los prospectos de todos los medicamentos si los hubiera escrito ella.
    Me gusta muchísimo cómo planteas las entrevistas en tu blog. No dejes de hacerlo, suenas diferente y no aburres, qlgo inverosimil.
    Un abrazo gigante para las dos, se os quiere, reinas.

    ResponderEliminar